Propósito de Año Nuevo, ¿por dónde empezar?

Empieza 2023 y nos marcamos, ilusionados, los propósitos y objetivos que deseamos alcanzar en este nuevo año.

Es importante hacer un balance acerca de las metas que te has marcado: ¿Son las mismas repetidas año tras año?

O ¿eres de los que se denominan “realistas” y no te planteas propósitos cuando comienza un nuevo año?

Me gustaría decirte que es importante tener objetivos y que reflexionemos sobre ellos, e incluso que los escribamos, porque esto hace que el cerebro (nuestro mejor aliado) se enfoque en lo que se quiere lograr y nos apoye.

Luchar por un buen propósito, incluso aunque no se consiga del todo, es siempre una aventura positiva que nos hace crecer. Pero, intenta que los viejos objetivos que has ido acumulando, no sean una carga para el nuevo año.

Los propósitos más frecuentes

Vida sana, hacer ejercicio, dejar de fumar… Los primeros meses del año se suelen cumplir los objetivos deseados, pero, conforme transcurre el año, es frecuente que se vayan perdiendo la motivación y el interés. Así, poco a poco se van abandonando y nos sentimos frustrados e incluso, culpables.

Entonces… ¿debemos tener propósitos o no?

¡Claro que sí! Es más fácil no exigirse nada a uno mismo, pero ya sabes que cuando logramos algo que vale la pena y por lo que nos hemos esforzado, nos sentimos muy recompensados.

¿Cómo conseguir un año más saludable?

Es necesario tener propósitos, pero siempre teniendo en cuenta tus circunstancias personales.

Además, no te centres en tus fracasos pasados, recuerda lo inmenso que has logrado. Todos los logros y vivencias positivas que te han hecho crecer, superarte o sentirte bien contigo mismo. Te doy mi punto de vista relacionado con los propósitos: conviértelos en hábitos gracias a la constancia que tengas con ellos.

Si no se han cumplido tus propósitos analiza el por qué: ¿Eran realistas o quizá eran demasiados? ¿Seguí el camino adecuado? ¿Realmente quería lograrlos, me ilusionaba conseguirlos? ¿Me llegaba a agobiar la presión que sentía por cumplirlos?

Detente y reflexiona, piensa en estas preguntas, para que te ayuden a marcarte objetivos sinceros, realistas y valiosos.

Es importante no ser demasiado duro con uno mismo cuando cometemos un fracaso. Este diálogo interno, tan negativo, no nos ayuda, sino que nos frustra más y nos impide ver todo lo conseguido. También echa un jarro de agua fría sobre nuestros planes y borra todos los pasos que hemos dado y que se encaminaban a cumplir los propósitos.

Por otro lado, por muy beneficioso que te parezca un propósito, si para conseguirlo solo sientes obligación acabará resultando antipático e insoportable y perderá su parte positiva (y el sentido) para tu vida. Únicamente a golpes de “fuerza de voluntad” no se consigue enfocar bien este proceso. Según mi experiencia, lo que mejor funciona es crear hábitos que se vinculan a emociones positivas y condicionan nuevas conductas.

No hay una receta infalible, pero para que este año tus propósitos tengan una base sólida, saludable y sean alcanzables, me gustaría ayudarte con estos ingredientes:

Que tus propósitos sean realistas

Cuestiónalos, aunque a primera vista puedan parecer saludables.

Por ejemplo, puede ser que por diversas circunstancias, personales o familiares, ya no puedas hacer todo el deporte que hacías antes. Al igual que la vida, tú también evolucionas y no te puedes quedar estancada en la persona que eras.

Elimina directamente aquellos objetivos que no sean adecuados para el momento actual. Céntrate en los  más pequeños y asequibles.

Y tranquilo, porque no es un fracaso evitar lo que no nos causa felicidad.

Trabaja tu flexibilidad

La inflexibilidad produce muchas trabas y complicaciones

Las personas flexibles se escuchan a sí mismas. Así, se comprenden y se dan permiso para complacer sus necesidades. La rigidez solo despierta culpabilidad y frustración.

Permítete fluir de vez en cuando ¡No todo sale siempre bien!

Comparte tus objetivos con los que te quieren

Habla con ellos sobre tus expectativas y deseos ¡Seguro que te ayudarán!

Escribe y escribe…

Haz un lista con tus propósitos, mejor en papel. Cada vez que logres un objetivo puedes regalarte una pequeña recompensa.

Año nuevo, propósitos nuevos

Mi checklist para este Año Nuevo:

  • Cuídate con mimo y agradecimiento. Practica la autocompasión, no te exijas más de la cuenta. ¿Crees que el resultado sería positivo?
  • Reflexiona y haz balance de tu día con cariño y respeto.
  • Revisa cada cierto tiempo tu diálogo interno. ¿Cómo te estás hablando?
  • Conecta contigo mismo tanto a nivel emocional como racional. Pienso que hay mucho murmullo alrededor de cada persona que muchas veces impide poder escuchar a nuestro verdadero yo interior

Antes de despedirme me encantaría decirte que no es obligatorio tener propósitos cada año. Eres tú el que, realmente, sabe lo que necesita para ser feliz en este momento. Así que, si los tienes estupendo, pero si no te has marcado ninguno y te sientes bien….¡Adelante!

¿Sabes qué podrías hacer también? Igual es una buena oportunidad para escribir una lista de agradecimientos y balance del año anterior. Esto es algo que practico mucho en Evolma en este mes de enero.

¿Qué conseguiste en 2022? ¿Cuánto has evolucionado? ¿Qué te hizo sentir felicidad y tranquilidad? Valora el largo camino que has recorrido. Reconoce tus logros y todo lo que has crecido.

¡Feliz Año Nuevo familia!

“Quiero creer que voy a mirar este Nuevo Año como si fuese la primera vez que desfilan 365 días ante mis ojos.” Paulo Coelho